Pastoral


La pastoral educativa de nuestro instituto parte de la pregunta “¿cómo nos habla Jesús en los hombres de hoy?”. Por lo que cada acción realizada buscará responder a una misión que es evangelizar. De este modo, al evangelizar anunciamos la alegría de la Buena Noticia mediante la educación y educamos evangelizando.

Nuestra pastoral es una acción compleja, aunque profundamente unitaria. Lo que le da unidad es la tarea a la que todos los actores son convocados: la síntesis fe-vida-cultura. Si bien esta tarea puede significar, para muchos, un ideal utópico, continuamos trabajando por  la creación de comunidades de creyentes que se encuentran en torno a los saberes culturales socialmente significativos para que puedan ser recreados de modo crítico a través de la luz de la fe. Así, cada persona podrá asistir a la búsqueda de su conversión personal y grupal. Para que esta tarea que se haga realidad, en la vida escolar, planteamos dos procesos puntuales: un proceso que tiene que ver con la evangelización de la cultura y la inculturación del evangelio, y otro proceso que tiene que ver con la evangelización de las situaciones cotidianas.

A lo largo de este 2020, esta tarea evangelizadora se ve atravesada por la alegría de celebrar los 400 años del hallazgo de la imagen de la Virgen del Valle en la gruta de Choya. Con el lema: “María, Madre del pueblo, esperanza nuestra” buscaremos responder al llamado que recibimos desde su casa en Catamarca y salir a ser “servidores de la esperanza” en esta porción de la Patria Argentina. Esta realidad, nos motiva y nos compromete a ser seguidores y testigos de Jesús, desde el Corazón de nuestra Madre.

 

¿Cómo hacer explícita nuestra tarea evangelizadora?

La pastoral educativa en el Valle es fruto del sabernos convocados y enviados a anunciar la Buena Noticia a todos. Es una pastoral que educa y evangeliza a las personas íntegramente con las siguientes opciones y acciones, impulsados por el Consejo Directivo y sostenidos por toda la Comunidad Educativa, que serán acompañados por la figura del coordinador de pastoral:

 

  • Evangelización curricular y Trayecto Pastoral Institucional.
  • Convivencias de sala, grado y curso en torno a la temática planteada.
  • Talleres trabajados en conjunto con distintos actores de la comunidad educativa.
  • Momentos de oración y reflexión.
  • Las celebraciones eucarísticas pensadas para agradecer la tarea que vayamos realizando.
  • Espacios de reflexión para docentes, alumnos y las familias.
  • Proyecto de educación en el amor, la afectividad y la autoestima.
  • Recreos eucarísticos.

 

 

 


    Compartir

Instituto Nuestra Señora del Valle

LA ENSEÑANZA QUE DEJA HUELLA NO ES LA QUE SE HACE DE CABEZA A CABEZA, SINO DE CORAZÓN A CORAZÓN